El contexto de la relación terapéutica se refiere al CONTEXTO DADO POR LA PSICOTERAPIA como lugar y ocasión en el que re-aprender nuevas formas de entender y tratar los problemas presentados.

El aprendizaje de nuevas reacciones se ha de dar en situación equivalente a las que concurren en la vida de la persona.

Los principios de ACT y FAP son aplicados en sesión de una manera integrada, en base a su más genuina aportación: la intervención sobre la conducta actual del paciente que ocurre dentro de la sesión.

La aplicación de FAP en terapia cobra especial relevancia en problemas psicológicos y otros problemas de salud influidos por variables psicológicas como: depresión, ansiedad, estrés postraumático, trastornos de personalidad y dolor crónico.

Volver